Televisores LED

Televisor LED

Los avances en eficiencia se suceden de golpe en uno de los electrodomésticos que más electricidad gastan de la casa: el televisor. Cuando la UE ultima la normativa con los requisitos para que estos aparatos lleven una etiqueta energética como los frigoríficos o las lavadoras, en las tiendas han empezado a exponerse desde hace poco tiempo unos televisores mucho más eficientes que el resto. Se trata de los de pantalla de cristal líquido (LCD) con retroiluminación LED, la misma tecnología que se espera revolucione el sector de la iluminación. Aunque todavía se aguardan más novedades.

El conjunto de los 310 millones de televisores de la UE consumieron en 2007 cerca de 60 teravatios-hora (TWh), de los cuales 6 TWh se gastaron con la pantalla totalmente negra, ya sea en modo “standby” o con el aparato apagado sin desenchufar. Así lo asegura un informe del Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea, “Electricity Consumption and Efficiency Trends in European Union”, que indica que esto es más de lo que consumen todas las lavadoras (51 TWh), los ordenadores (22) o los lavavajillas (21,5), siendo sólo superado entre los electrodomésticos por los frigoríficos (122) o la combinación de cocina y horno (60).

Uno de los motivos de que este sea uno de los aparatos que más electricidad gastan en un hogar son las más de 2,5 horas al día que lo tienen encendido el 31,3% de los europeos. Sin embargo, desde hace unos años existe otro factor decisivo en el gasto: el creciente tamaño de la pantalla.

Con todo, esto puede ser compensado por los avances tecnológicos de algunos de estos aparatos, si se sabe cómo elegir en la tienda. Según el mismo informe de 2009 del JRC, hace tres años el 60% de los televisores de las casas europeas era aún de tubo de rayos catódicos (CRT), un 30% de pantalla de cristal líquido (LCD) y un 10% de pantalla de plasma (PDP). No obstante, el trabajo señalaba también que los clásicos de tubo de rayos catódicos habían sido superados ya entonces en ventas por los de pantalla de cristal líquido. Estos LCD incorporan una pantalla delgada formada por píxeles de colores que es iluminada por atrás por una fuente de luz, en concreto, unos tubos fluorescentes. La novedad ahora consiste en cambiar esos tubos fluorescentes por LED, lo que mejora de forma considerable la eficiencia y evita el uso de mercurio.

Como incide la organización ecologista WWF España y la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), estos LCD con retroiluminación LED consumen un 25% menos electricidad que los LCD convencionales y un 40% menos que los de plasma (a igual tamaño de pantalla).

“Todo está cambiando muy deprisa. Nosotros sacamos por primera vez al mercado estos LCD con retroiluminación LED en el verano de 2009, pero las últimas instrucciones son que a partir de septiembre ya sólo fabriquemos con LED y dejemos de hacerlo con tubos fluorescentes”, cuenta Alfredo Lozano, director de Marketing de SHARP en España, una de las marcas líderes en este tipo de televisores, con una fábrica en Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

En los primeros modelos de estos nuevos LCD sacados por SHARP los LED se colocaron en la parte trasera donde antes estaban los fluorescentes (lo que se denomina Full LED). Sin embargo, en los siguientes televisores han sido reubicados en los bordes del aparato para conseguir televisores más delgados (Edge LED). “El criterio estético ha pasado a ser un factor cada vez más decisivo, pues aunque resulta más eficiente ponerlos en la parte trasera y da mayor calidad, la gente ya se ha hecho a la idea de que un televisor con LED sólo puede ser delgado”, comenta Lozano, que incide en otro avance incorporado por esta marca que reduce más el consumo: la colocación en el panel LCD de píxeles de color amarillo además de los rojos, azules y verdes.

La tecnología cambia rápidamente y todavía se aguarda con expectación la llegada de la tecnología OLED, donde los diodos no se utilizan para iluminar la pantalla sino directamente en la pantalla. En cualquier caso, parece claro que, en lo que respecta al gasto de energía, cada vez resulta más relevante la decisión que tome el consumidor al señalar en la tienda el aparato que vaya a llevarse (tanto por el tamaño de la pantalla, como por la eficiencia de la tecnología, como por el gasto en modo standby o apagado). “Las televisiones con LED son todavía caras, pero no hay que fijarse sólo en el precio, sino también en el gasto en electricidad”, comenta Mónica Vidal, técnico de la Fundación Ecodes. Así por ejemplo, según la web eurotopten.es, que ofrece información detallada sobre los televisores más eficientes del mercado, el modelo de 32 pulgadas que menos gasta en España es el 32PFL8605H de Philips, un LCD con Edge LED que tendrá un coste en electricidad de unos 137 euros en diez años, frente a los 411 de un modelo no eficiente. “Esto compensa su mayor precio”, indica Vidal.

Fuente: EcoLab

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s